DE RENTISTA FEUDAL A RENTISTA DEL CAPITAL : EL CONVENTO DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD DE RENTERÍA COMO AGENTE ECONÓMICO, 1843-1905

MIGUEL ÁNGEL BARCENILLA

Laburpena


La actividad de los poseedores de capitales ante los hechos económicos es una de las variables que deben estimarse a la hora de analizar el proceso de industrialización española en el S.XIX. Los antiguos perceptores de rentas feudales convertidos en detentadores de capital hurtaron sus capitales a la inversión productiva y se dedicaron a especular, a inmovilizar el capital y a gastos suntuarios. El artículo analiza el ejemplo del Convento de la Santísima Trinidad de Rentería, en Gipuzkoa. Con el traslado de las aduanas, los territorios vascos quedan incorporados al mercado interior español. El convento dirige sus inversiones a Madrid. Perdió sus fuentes de rentas tradicionales en 1866 con las medidas desamortizadoras. Para sustituirlas se procedió a la ampliación de los capitales que se destinaron a la producción de rentas con las que cubrir el grueso de los gastos corrientes. Se prefiere la inversión en valores de alta rentabilidad. A partir de 1884 las nuevas inversiones se dirigeron a los valores del Tesoro

Refbackak

  • Une honetan ez dago refbackik.